FUNDAMENTOS DEL DESNUDO


El cuerpo como reflejo de la realidad, metáfora existencial y plástica.


El cuerpo como tránsito en sus escalas de la infancia, la juventud, la edad adulta y la vejez. Sus extremos en la delgadez o gordura.


El cuerpo como soporte del individuo y frontera abierta de su relación con el mundo.


El cuerpo que otorga vulnerabilidad al ser, dicho de otro modo: su identidad temporal y frágil, su exposición indefensa.


El cuerpo como volumen, su dimensión espacial.


El cuerpo como percepción simbólica.


Los cuerpos al mostrarse me provocan diferentes formas de amalgamientos, uniones que hacen vibrar los objetos. Al ensamblarlos, busco equilibrios con la materia, juego con la imprecisión de la vida y la muerte, renuevo lo inerte al sumarle figuras humanas.

Reinterpretar o reforzar los planteamientos iniciales de los desnudos a través de la exposición múltiple, la sobreexposición, la impresión segmentada, la talla dulce, etc. Es un estilo y maneras con que reconocer mi trabajo.

Tengo un amplio archivo de casas, edificios y texturas que he fotografiado en mis caminatas por la colonia Santa María, la Roma, la Escandón, la Condesa y el Centro. Los formatos originales del primer y segundo período de mi obra son de 11 x 14 pulgadas; las tomas analógicas las llevo al papel de fibra y las digitales al de algodón y a los lienzos.


Mi evolución artística se construye en el tiempo, cambio las técnicas pero reafirmo mi posición estética.


Nostalgia. Retomo propuestas antiguas en donde los cuerpos parecen estar más a sus anchas, pienso en las diosas neolíticas evocadoras de la fertilidad y la abundancia, en las bañistas de Renoir y en los desnudos de Modigliani, que son divertimento musical. Hurgo en lo místico, que tiene que ver con el universo y la contemplación erótica.


Entre mis influencias también está la visión antropocéntrica de los latinoamericanos y su inevitable correspondencia entre cosmos y cuerpo humano, con ella ratifico mi manera de percibir el mundo.


Me interesan los desnudos que respiran y laten, seres reales, no estereotipos, ni maniquís. Busco historias corporales con su espesor; figuras humanas expuestas al tiempo, a la luz y a la sombras, añejadas al óxido e integradas a los muros; metamorfoseadas con la fruta o como estructuras originarias y geométricas.


Durante muchos años sentí que sólo los desnudos transmitían mi esencia de autora, mi búsqueda plástica y experiencias cotidianas, ahora sé que plasmo mi manera de percibir en cada disparo de la cámara.


El cuerpo es tema originario y primigenio, fotografiar desnudos es entrar en la intimidad y observar. Con las personas que he fotografiado desnudas busco los momentos en que se explayan, expresando su manera de contactarse con la tierra, una forma en que su centro y mi interior hacen contacto.

Al estar detrás de la cámara estoy en el lugar que siento más confortable y con el medio que me permite expresar mis pensamientos y emociones.


Sentir la ausencia, cambiar el ángulo de visión, dar una pausa, para mí es revalorar y recrear la realidad.


Como el tronco, las ramas son manos

la copa es cabellera, la corteza es piel

la madera es carne

Códice Vaticano Latino (1)



(1) Citado por Alfredo López Austin, Cuerpo humano e ideología, UNAM, México, 1989.

Fundamentos del desnudo